jueves, 16 de agosto de 2007

Observar

foto extraída de la web de Jean Nouvel.
Observar es el primer paso antes del análisis, y éste antes de la síntesis. Es tan fundamental que sin él nada surgiría. ¿Qué es la realidad, la verdad? ¿Qué es nuestra mente, esa cosa que me dicta en estos instantes lo que escribo? Es todo tan confuso, tan complejo. Me pierdo cuando pienso ésto. ¿Que es el tacto? El hecho de poseer un cuerpo, que no controlo, que me ha encarcelado sin preguntarme.

En el momento en que observas piensas, como el hombre no es más que vacío, te haces preguntas, el hombre es alguien curioso. A menudo, cuando quiero recordar un sitio con nitidez, pienso: imagina que no hay nada, entonces, ¿qué coloco? y pienso en un plano horizontal, ¡ya me apoyo, hay materia y por tanto gravidez, y además, tengo un horizonte! Luego una pared, ¿cómo se sitúa? tengo que fijarme en otra, ¿como se relacionan?...

Análisis y síntesis es uno de los procesos más comunes de nuestra mente. Ésto sólo ocurre cuando te cuestionas algo. Si no te preguntas, no hay aprendizaje, pues lo conocido te resulta algo banal. Casi siempre que indagas acerca de algo es porque te preocupa, por lo tanto, lo aprendido se fijará en nosotros, por éso creo que la mayor cultura está en uno mismo.

Por mucho que analicemos, investiguemos y nos preguntemos, es siempre para atisbar algo de verdad, nunca conseguirla. Somos una malformación animal, unas malditas conexiones que en unos años desaparecerán y nosotros, mientras, no hacemos otra cosa que trabajar para la eternidad, encontrar verdades; análisis y síntesis, una y otra vez...

A pesar de todo. ¡Viva la observación!

  1. "Wallace Stevens", por Diego Fernández Magdaleno.

1 comentario:

LüEt: dijo...

Ey Rober...
mmmm por cierto hace poco fui a un concierto de Michael Nyman y estuvo genial...
me ha llamado la atencion en como recuerdas los lugares o sitios en concreto...
yo por el contrario recuerdo primero ciertas sensaciones, como el olor, la brisa, temperatura, sonidos y eso crean el espacio en concreto q quiero visualizar, y mira q lo hago a menudo (por no decir a todas horas), cuando recuerdo la casa de mis padres por ej. en invierno, con el calor de la estufa, el olor a eucaliptus, el olor a pan cocinandose, los cristales empañados, etc...y voilá! ahi esta la casa!
sin duda, q infinitos y a la vez q simples q somos...
un abrazo :)