sábado, 4 de agosto de 2007

Naturaleza y hombre


El hombre, el animal más imperfecto. Su mayor virtud y defecto es su capacidad de pensar. Éso es lo que hace que sea consciente de su propia existencia, de que se haga preguntas sin respuesta. Necesita responderlas, y la búsqueda resulta casi siempre dolorosa.

Creo que es necesario que el hombre se desarrolle en contacto con la naturaleza, con las limitaciones de las misma, necesita de ella. Pero puede que no sea este medio el óptimo para dotarle de su libertad (al igual que el hombre es un ser social, también necesita la soledad). Para mí, la ciudad es un elemento que separa al hombre de la naturaleza. Creo que es porque el hombre ha llevado al extremo una serie de variables, olvidándose de otras. A mi parecer, las ciudades inglesas y las alemanas son más equilibradas, integrando la naturaleza en ella, a diferencia de las francesas y españolas.

El hombre necesita ver como los animales mueren, como las personas mueren. Los materiales degeneran, la madera se pudre. Las hojas de un libro amarillean. El tiempo pasa. Por éso cuando tenemos estas experiencias, aceptamos nuestra existencia. Afirmamos que es algo más del mundo. No lo único, ni mucho menos lo más importante.

6 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

¡Adelante con "La obra de arte total"!
Besos,
Diego
(Rober: dile a Vinu que haga un blog. Seguro que sería muy interesante)

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Estoy de acuerdo con lo que dices, el ser humano debe estar cerca de la muerte para comprender todo esto, el pensar y tener conciencia de la muerte, el conocer esa limitación nos sirve para apreciar más todo lo que nos rodea aunque no creo que sea necesario estar en contacto con la naturaleza,la decrepitud de las ciudades puede ser mucho más devastadora que la de la naturaleza;y te lo digo yo que soy de medina de rioseco.
Un abrazo.
Álvaro

zombi dijo...

-Lo cierto es que yo no sé mucho de la muerte... Pero lo que sí pùedo decirte es que no es algo tan importante.
La muerte es el patético acto final. Sí, es inevitable, pero también lo es la vida y siempre se te olvida verla como una liberación...

menos muerte y más hacer cosas.

Ah, una cosilla, si algún día te haces diseñador de ciudades, por favor, no pongas el cementerio junto al parque infantil...

zombi dijo...

los góticos atacáis de nuevo...

Dejad en paz a la muerte, que no os ha hecho nada!!!!

Y sí, colocad los cementerios junto a los skate parks y los columpios. Embalsamad a vuestros muertos y sentarlos en el sillón de la sala de estar!!!.

Ah, la muerte, la muerte LA MUERTE!

Respetadla un poco al menos, lleva trabajando sin descansar los fines de semana desde hace eones...

Dejadla tranquila mortales. Dedicaros a vuestros bollos. La alegría y los atisbos de felicidad los encontraréis en vida. Esforzaros un poco...

Menos morir y más hacer cosas...

Anónimo dijo...

Hola Roberto!
Me he pasado por el blog y creo que esta muy bien.
Noto tus escritos un poco pesimistas. No es una critica: es simplemente la impresion que me causa el blog, y a lo mejor tu no lo ves asi...
Un abrazo desde Londres y sigue escribiendo!
Carlos

Roberto Sanz dijo...

Muchas gracias por leerlo. ¿Cómo va todo por allí?, aprovecha a tope.
Un abrazo
Rober