domingo, 15 de julio de 2007

Salto

Me fascina la instantaneidad del tiempo, un lapso imperceptible para el hombre. Veo la muerte en ello, lo atemporal, la eternidad. Siento como si hablara de otra dimensión. Creo que lo más representativo es una foto instantánea, y es que en ella no hay ni tiempo ni materia. Sólo interviene la luz que entra por el obturador condicionada por los elementos tridimensionales y por la cuarta que hace que las otras tres cambien.
Quizás sea la luz sea la quinta. En este momento, la física no puede explicarla de forma científica. Todos los acercamientos se asemejan a teorías filosóficas como si de algo humano se tratase.
  1. Vídeo: El sufrimiento implica búsqueda, y la búsqueda sufrimiento (pobres de los que nuestra naturaleza es la de un buscador). La luz: la consecuencia del sufrimiento, el aprendizaje, a veces satisfactorio y a veces no, pero siempre humano y necesario. El túnel, el tiempo, prescindimos de diferenciación del espacio. ¿Qué vemos? la ciudad se extiende ante nosotros, con sus lugares más degradantes. Mantienen el pijerío creado entorno a la maravillosa Sagrada Familia de Antoni Gaudí, la ciudad se auto regula, es humana.

3 comentarios:

Hebe dijo...

Me encantan las fotos porque lo que nosotros vemos en un segundo las fotos lo dejan para siempre para que podamos recordar. A veces hay cosas que ni siquiera nos damos cuenta de que han ocurrido y cuando ves la foto te das cuenta de que están ahí. Aunque sigo pensando que si huebiera fotos que se movieran como en Harry Potter será aún mejor jaja

Nuria. dijo...

Las fotos son lo mejor, para recordar viejos tiempos que antes a lo mjor era bueno y ahora son un mero recuerdo. Siempre que veo fotos se me pone una sonrisa bobalicona y mas si las veo con gente que también vivió ese mismo momento, cada uno con una experiencia distinta pero gratificante.

un besooo campeón!

ezra dijo...

La memoria perceptúal es algo traicionero. Lo que nosotros recordamos no siempre se corresponde con la realidad vivida recordamos las cosas filtradas por toda una serie de condicionantes perceptuales que alteran la realidad del momento vivido. Un espacio más grande de lo que realmente era...la fotografía puede evocar un recuerdo, pero no siempre ese recuerdo se va a ajustar a la realidad, sino mas bien a "vuestra realidad".