lunes, 17 de septiembre de 2007

Exposición en la T4

En la zona de exposiciones de la terminal cuatro del aeropuerto de Barajas hay ahora tres esculturas de Manolo Valdés: "La realista", "La coqueta" y "La soñadora". En cada uno de los rostros había escrito un poema de Mario Vargas LLosa. El arquitecto de la terminal es Richard Rogers. Lamento no tener una foto del conjunto y que la calidad de las fotos sea bastante mala.



La realista


Sólo existe lo

que piso, miro

siento y toco:

la lluvia que nos moja

los perros que

nos huelen

y los apresurados

transeúntes.

Detesto las

mentiras de

la irrealidad.

Acato sin

protestar la tiranía

de todo lo

existente.

Sólo amo lo posible

y me sublevo

contra el hechizo

de las ilusiones.

Pobres amigas,

ustedes tiene miedo

a la vida y por

eso se esconden entre

las musarañas de

las fantasía.

Yo sé vivir.
______________________________




La coqueta



¿El secreto de mi felicidad?

La esquiva sonrisa

que atiza

el hambre del amor

de los viajeros

el ligero mohín

que ensalza la

curva de mis labios

y describe la nieve

relampagueante

de mis dientes.

Una rodilla

un empeine

el lóbulo

de la oreja

las aletas

de la nariz

pueden

insinuar cosas

hermosas y

llenar de deseos

a los hombres.

Amigas, ustedes sólo sueñan

yo hago soñar.

_____________________________




La soñadora

Amigas: ustedes envidian

los lujos que no tengo:

los estanques de rocío

y de lágrimas

donde unos pececillos

dorados

me acarician los pies

en las mañanas

y los collares de

mariposas que

aletean alrededor

del cisne que es

mi cuello

a la caída

de la noche.

Envidian la miel que

abejas rumorosas

destilan en mi boca

y las ardientes

poesías de amor

que compone para mí

mi tierno enamorado

y que entonan

a mis oídos

los pájaros cantores.

Envídienme, envidiosas:

sí, sí, yo soy

ama y señora

del espejismo

y de los sueños.

________________________________________

"Interior de la T4, zona de embarque"

4 comentarios:

La Loca Nacional dijo...

Estas esculturas no son las que estuvieron expuestas en Valladolid por los aledaños del Campo Grande y de la calle Santiago? Son muy bonitas. Aunque la que más me gusto a mi fue la de las Meninas.
La T4 me encantó cuando estuve, vas viendo la degradación del color a medida que recorres sus pasillos. Aunque, por sacarle una pega, tanta grandeza resulta un poco laberíntica en ocasiones.
He visto que has puesto la foto del hotel Puerta de América. Me encanta! Anque sólo lo vi por fuera, pero se agradece ver un poco de color entre tanto edificio gris.

Besotes!

Álvaro Fernández Magdaleno dijo...

Es acojonante.
Un abrazo Rober.
Álvaro

Nuria. dijo...

I-M-P-R-E-S-I-O-N-A-N-T-E

un bsazoooooo
Nuri

Laura Gonzalez dijo...

tus descripciones suenan como lindas poesias, inspiran!! ¿Desde donde se originaron?

un besazo
Laura