sábado, 23 de febrero de 2008

Flores

La mañana de hoy ha sido para ordenar; ordenar la habitación, intentar dialogar con la compañía telefónica, comprar un nuevo cuaderno, cambiar las flores de mi jarrón y comenzar un nuevo libro.
Me gusta comprar flores, cambiarlas el agua y colocarlas pensando en desde donde van a ser contempladas. La tendera me habló acerca de la especie que la he pedido. Su nombre común es: "La seca": si se ponen en agua se marchitan; si dejas que se sequen, se quedan como están. Al final he decidido colocarlas, como siempre, en su botella de vidrio relleno de agua.

El que se sequen, se marchiten o se pudran es lo mismo. Además, si permanecieran siempre igual, no podría disfrutar de las siguientes. Entonces: ¿tiene algún sentido que yo, en un intento de conseguir algo imposible, las "inmortalice"?

3 comentarios:

vinu dijo...

Yo creo que las habría dejado secarse...me parece una planta interesante (aunque a mí las plantas no me gustan), ya me enseñarás una foto o algo.
Un beso

Nuria. dijo...

no puedes impedir que se marchiten... cosas de la vida, y de la muerte... el tiempo pasa y no espera por nadie. asi que habrá que saborear cada instante.
pero la verdad, es que aunque parezca mentira las puedes "inmortalizar" pero tan solo en tu pensamiento...
un besazo enorme
desde salamanca!!
este finde un cafe!! ;)

Nuria. dijo...

deleitanos
con algo
...
q te echamos de mnos!

un bsazo