jueves, 24 de mayo de 2007

"Pequeña fábula" Franz Kafka

"Ay de mí -se dijo el ratón-. El mundo se me vuelve cada día más angosto. A lo primero era tan vasto que me daba miedo; yo corría a todas partes, siempre adelante, y me sentí dichoso al ver, por fin, lejanos muros a derecha e izquierda; mas he aquí que estos muros se me vienen cerrando tan rápidamente el uno contra el otro, que me veo ya en la última estancia, y ahí, en el rincón, está la trampa en la que voy a caer."

"No tienes más que volverte" -dijo el gato-. Y se lo comió.

4 comentarios:

ezra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ezra dijo...

Ya. Pero que pasó después?
Puede que el gato, que era depredador porque las circunstancias se lo impusieron, pasase una mala noche,terrible, en su cama lamentándose porque hizo algo que no quería hacer. O puede que el ratón, una vez comido, se rebelase en su situación, llegando a dominarla y haciendo que el gato se retuerza de dolor y se lo piense ahora dos veces antes de volver a comer ratones. O simplemente puede que las cosas sean así. De todas formas parte de la culpa la tiene el ratón, que teme una trampa en la que aún no ha caido. Y es que a veces ni los gatos ni los ratones son muy listos.

Joshua dijo...

It's so nice for me to have found this blog of yours, it's so interesting. I sure hope and wish that you take courage enough to pay me a visit in my PALAVROSSAVRVS REX!, and plus get some surprise. My blog is also so cool! Off course be free to comment as you wish.

zombi dijo...

yo estoy con ezra, ser devorado por un bicho gigante es sólo el pricipio de otro relato. Mira que existen varias fuentes totalmente fidedignas que nos recuerdan que salir del estómago, por ejemplo, de una ballena es posible, luego escapar del de un gato no tiene por qué ser mucho más difícil.
Eso sí, hay que reconocer a kafka que en su época el uso de fusiles de asalto, lanzagranadas y lanzallamas no estaba muy extendido, con lo que, lógicamente, no podía imaginar que un pequeño roedor pudiera con un todopoderoso gato (concepción totalmente errónea, como habría de demostrarse en clásicos como "Rasca y Pica" episodios del 1 al 27 y del 29 al 543, o "Tom y Jerry")